¡Hola!

Recomenzamos, con la piel mudada, con la mirada miope del optimista  capaz de desenfocar cualquier traba, con el empeño pueril de los finales felices, con la temeridad del diletante, con un torrente de electrones enamorados.

Deja un comentario